Saltar al contenido

El arte de la seducción

El arte de la seducción
Cuando se trata de seducir a un hombre, no basta con la apariencia. Claro que puede llamar la atención de cualquier hombre, pero hay mucho más que eso cuando se trata de ser seductora. Unos labios atractivos no significan nada si una mujer no sabe elegir las palabras adecuadas que despierten el interés de un hombre. El arte de la seducción es mucho más que “vestirse para impresionar” y aquí te lo contamos todo. Para seducir a un hombre, primero tienes que seducirte a ti misma: aprende a ser tú misma. Olvídate de todas las cosas caras que te harán parecer guapa al instante. Olvídate de los cánones de belleza impuestos y céntrate sólo en ti misma. ¿Qué es lo que más te gusta de ti? ¿Eres curiosa, extrovertida, cariñosa, generosa? ¿Qué cosas te gustaría cambiar de ti? Seducirte a ti misma consiste en estar en contacto con tu verdadero yo. Para seducir a un hombre, tienes que saber quién eres y qué ofreces. La confianza en ti misma es algo que no se puede comprar. Viene de tu interior y no de otras cosas triviales. Enamórate de tus imperfecciones y aumentarás tu confianza. Demuestra al mundo que estás orgullosa de lo que eres y seducirás a cualquier hombre que desees.

El arte de la seducción

  • Saber por dónde empezar
    Al fin y al cabo, quieres sentirte mejor y conocer la mayoría de las cosas que ocurren entre ellos y deseas estar al tanto de los secretos que te son desconocidos, hasta la fecha. Pero la pregunta es “¿Cómo hacerlo? En primer lugar, debes tener un enfoque genuino para que las cosas se pongan en su lugar. Piensa con la mente abierta y actúa con madurez, no seas impaciente cuando se trata de conocer los hechos ocultos. Ella tiene una reserva de secretos y tú sólo tienes que bucear en ella y explorar. Una advertencia: no seas ingenuo, querido. Si quieres que las cosas funcionen sin problemas, tu pareja debe hablarte de todo y presentarte los hechos con total claridad. Es importante que conozcas a su amigo y entierres los hechos sobre la frecuencia que comparten y si es una amistad como parece. Averígualo y luego decide si lo vives o lo dejas.
  • Jugar limpio
    Por mucho que confíes en sus conversaciones y en las cosas que te cuenta sobre su amistad, nunca dejarás de dudar cuando se trata de ella. Lo que hay que hacer es acercarse y abrirse a ella, quedar a menudo y hablar de todo. Y, sí, aprende el arte de leer entre líneas, pero haz una pausa y piénsalo dos veces antes de llegar a cualquier conclusión. Respira profundamente y luego libera tu aliento y tus preocupaciones también. Haz que las cosas vayan bien entre tú y ella y puede que te lleves alguna sorpresa. Te ayudará en cualquier caso.
  • Respetar la frecuencia y el vínculo
    No hay nada malo en su amistad en cuanto a que sea perjudicial para vuestra relación. Si desarrollas una comprensión de su vínculo y respetas la frecuencia que comparten, probablemente tu pareja acabará queriéndote aún más. Tener buenos y genuinos amigos a su alrededor le ayudará a mantenerse feliz y a sentirse bendecido, le aporta fuerza. El día que decidas quedarte un poco tranquila y aceptar sus amistades genuinas, aunque no te gusten algunas de ellas, coopera y deja que las cosas sean agradables. Al fin y al cabo, no debes olvidar que son sus amigos los que formaban una parte especial de su vida antes de que tú llegaras. Si pierde un amigo por tu culpa, no se sentirá bien por ello y esto traerá amargura entre tú y tu querido.
  • Al fin y al cabo, eres su novia
    Concéntrate en el hecho de que te ha elegido a ti en lugar de a ella. ¿No es eso suficiente para calmarte y poner en paz tus inseguridades? No importa cuál sea su química y cuánto se preocupe por ella, siendo su amiga íntima, Él te eligió a ti. Sonríe y sigue adelante. Entienda que a veces el exceso de pensamiento es su verdadero enemigo antes que cualquier otra cosa.
Tema Que Te Puede Interesar:  LatinFeels

Vídeos de El arte de la seducción