Saltar al contenido

Entender a los hombres

Entender a los hombres
Todos los puntos del lenguaje masculino se dirigen a las mujeres, que deben adaptarse a las necesidades o limitaciones de sus parejas. Sin embargo, es contradictorio cómo esta premisa, a primera vista algo machista, va de la mano de una concepción del hombre que deja mucho que desear. Sea como fuere, la gramática del lenguaje masculino se basa en las siguientes premisas:

Entender a los hombres

Comprender a los hombres no implica cambiar su forma de ser o sus actitudes. Este hecho puede ser interpretado por ellos como un intento de superación al no cumplir las expectativas de la otra parte. La autoestima puede verse muy dañada si sólo se centran en sus errores y no en sus logros o en aquellos aspectos positivos que aportan a la relación. También pueden percibir las acusaciones como una falta de confianza. La mejor manera de resolver este tipo de conflictos es intentar apostar por sus facultades, de esta manera, se sentirán valorados y más seguros de sí mismos, cambiando de forma natural aquellas características que no son beneficiosas para el buen curso de la relación.

Entender a los hombres también implica conocer cómo son sus relaciones sociales y cómo funcionan en su círculo social. Los buenos amigos son los pilares de cualquier persona, saber que se puede contar con ellos es fundamental para sentirse más seguro. Sin embargo, los hombres son más reacios que las mujeres a hablar de aspectos de sus relaciones por miedo a hacer el ridículo, a ser ridiculizados o a parecer débiles. Pero poco a poco este pensamiento va desapareciendo y los hombres españoles empiezan a expresar más sus sentimientos y emociones.

Tema Que Te Puede Interesar:  Familia reconstituida

El carácter de hombres y mujeres puede ser para muchos opuesto, pero los sentimientos no entienden de géneros y son la mejor forma de entender perfectamente a los hombres.

Los hombres se centran de forma singular

Por la forma en que funciona el cerebro masculino, nos concentramos mucho mejor en una tarea específica que en el rebote de ideas. Cuando estamos absortos en una tarea, somos como un tren de mercancías que ha cogido impulso. Todo lo demás parece desaparecer.

Si alguien intenta distraernos de nuestra única tarea o línea de pensamiento, a menudo se necesita algo de energía para que rompan nuestra concentración. Por eso también resulta más frustrante cuando consiguen distraernos. La mayor parte de la energía utilizada para hacer que un tren de mercancías se mueva en una dirección se gasta en el proceso inicial de ponerlo en marcha.

Por el contrario, la mente de las mujeres es mucho más hábil para cambiar de un tema a otro. La mente de un hombre generalmente tiene un solo pensamiento o ninguno, mientras que la mente de una mujer, para nosotros, parecería un desconcertante caleidoscopio de pensamientos que van y vienen aparentemente a la velocidad de la luz. De ahí viene la dicotomía común de “los hombres son estúpidos, las mujeres están locas”. La energía femenina es una bola de discoteca, la masculina es un rayo láser. Cada una tiene sus propios puntos fuertes y ambas son igualmente válidas.

La forma en que los hombres se centran también explicaría por qué, probablemente en algún momento de su vida, se han centrado en un determinado elemento de su vida con tanta intensidad que otras áreas se han visto afectadas. Tal vez fue ponerse en forma, o iniciar un negocio, o salir con una nueva mujer. El enfoque singular en ese elemento hizo que las otras piezas quedaran fuera de tu enfoque y por eso sufrieron.

Tema Que Te Puede Interesar:  Amor sin fronteras

Irónicamente, a menudo el elemento en el que te centras también sufre. Imagina que fueras el sol, y en lugar de intentar hacer crecer un bosque entero con tu luz, enfocaras toda tu energía en una sola planta. El descuido del bosque provocaría el caos, y la intensidad del enfoque haría que la planta estallara en llamas.

Piénsalo. ¿Alguna vez has concentrado tanta energía en conseguir un número de teléfono o una nueva novia, que has terminado por ahuyentar a la mujer? Esto se debe a que tu sobreabundancia de energía masculina estaba enfocada como un rayo láser en ella, y el hecho de que estuvieras fuera de la integridad contigo mismo, le mostraba a la mujer que no te valorabas lo suficiente como para mantener el control y el equilibrio.

Vídeos de Entender a los hombres