Saltar al contenido
Amor En Linea

Prejuicios sociales

Prejuicios sociales
El prejuicio es un prejuicio basado en un conocimiento inadecuado. Los prejuicios suelen basarse en estereotipos. Por ejemplo, una persona que conoce a una niña por primera vez puede suponer que le gustan las princesas o el color rosa. Los prejuicios pueden ser conscientes o inconscientes. Una persona no tiene que darse cuenta de que está siendo prejuiciosa para prejuzgar a los demás. Los prejuicios son un problema complejo que ha provocado guerras, esclavitud, abusos, asesinatos y un sufrimiento incalculable. Trabajar con un terapeuta puede ayudar a las personas a superar sus prejuicios, a comprender los efectos de los prejuicios en las personas que aman y a desarrollar estrategias para afrontar los efectos en la salud mental de vivir en un mundo lleno de prejuicios.

Prejuicios sociales

A menudo se confunden los prejuicios con la discriminación, o con formas de opresión como el racismo y el sexismo. Mientras que la discriminación y la opresión caracterizan el comportamiento de los grupos poderosos dirigido a los menos poderosos, cualquiera puede tener prejuicios.

Los prejuicios pueden colorear la forma en que vemos a otras personas. Los prejuicios pueden hacer que una persona ignore la información que contradice sus prejuicios. Esto se llama sesgo de confirmación. Por ejemplo, un padre que cree que los niños son duros y revoltosos puede atribuir el llanto de su hijo a la ira y no a la empatía por otra persona o al miedo a un monstruo. Cuando los prejuicios llevan a conclusiones inexactas o incompletas sobre otras personas, pueden dañar las relaciones.

En el ámbito de la salud mental y otros entornos sanitarios, los prejuicios pueden socavar la atención al cliente, incluso si el proveedor no es consciente de sus propios prejuicios. Por ejemplo, las investigaciones muestran sistemáticamente que los médicos son menos propensos a tomar en serio el dolor de las mujeres. Pueden creer que sus pacientes femeninas están fingiendo o exagerando su dolor, o que están reaccionando con excesiva emoción ante un dolor relativamente menor. Esto puede llevar a diagnósticos erróneos, e incluso ser fatal.

La creencia prejuiciosa de un médico de que las mujeres son demasiado «emocionales», que manejan mal el dolor o que exageran su propio dolor puede cambiar la forma en que el médico ve a esa paciente. El médico puede ser reacio a tratar a la paciente o a proporcionarle un tratamiento adecuado del dolor. Un médico podría incluso pensar que alguien que sufre un dolor intenso es un adicto que busca analgésicos.

Tema Que Te Puede Interesar:  Sentirse culpable

Es posible tener prejuicios contra muchos grupos. Los prejuicios de una persona pueden incluso no ser coherentes internamente. Por ejemplo, una persona puede creer tanto que los hombres son intrínsecamente poco emocionales como que son propensos a los arrebatos emocionales.

PREJUICIOS Y DISCRIMINACIÓN EN LA HISTORIA

Se pueden encontrar ejemplos de prejuicios a lo largo de la historia. Muchos grupos se han enfrentado a la discriminación y la opresión derivadas de creencias prejuiciosas. Algunos tipos de prejuicios son

  • Prejuicios racistas: Los prejuicios desempeñaron un papel fundamental en el apoyo a la esclavitud. Las creencias sobre la inferioridad de los negros, las nociones de que los negros experimentaban menos dolor y menos emociones, y las ideas racistas sobre el comportamiento de los negros se utilizaron como justificaciones para apoyar la esclavitud. Del mismo modo, las ideas de que los indígenas y los primeros pueblos eran perezosos o regresivos se utilizaron para tomar sus tierras, matarlos y secuestrar a sus hijos. El temor a que los japoneses-estadounidenses fueran leales a Japón en lugar de a su nación de origen llevó a su encarcelamiento en campos de concentración.
  • Prejuicios sexistas: Las ideas sexistas sobre la inferioridad intelectual y emocional de las mujeres se utilizaron para privarlas del derecho al voto o a la propiedad durante la mayor parte de la historia de Estados Unidos. La noción de inferioridad femenina también ha apoyado la violación y la violencia doméstica. Las creencias sexistas sobre la honestidad y las emociones de las mujeres siguen utilizándose para socavar sus reclamaciones sobre violaciones, agresiones sexuales y otras formas de abuso.
  • Prejuicios etaristas: El prejuicio de edad puede dirigirse tanto a los jóvenes como a los mayores. Por ejemplo, los prejuicios contra los jóvenes sugieren que son desinformados, ignorantes o impulsivos. Esto puede utilizarse para maltratarlos o ignorarlos. Los prejuicios contra las personas mayores pueden utilizarse para negarles un empleo, quitarles su autonomía o incluso abusar de ellos. El maltrato a las personas mayores sigue siendo habitual.
  • Prejuicios apolíticos: Las actitudes prejuiciosas sobre las personas con discapacidad siguen siendo comunes. Por ejemplo, algunas personas creen erróneamente que todas las personas con discapacidad tienen cuidadores o que las discapacidades hacen a las personas débiles o mansas. Otros creen que las discapacidades son poco comunes o que las personas con discapacidad no tienen los mismos deseos o derechos que los demás. Esto se utiliza a menudo para apoyar políticas discriminatorias o injustas. Por ejemplo, las personas con discapacidad se enfrentaron a la esterilización forzosa durante gran parte de la historia de Estados Unidos.
Tema Que Te Puede Interesar:  GaysTryst

Vídeos de Prejuicios sociales