Saltar al contenido

Problemas con la pareja

Problemas con la pareja
Los problemas de pareja suelen presentarse en forma de un comportamiento de uno de los miembros de la pareja que no le gusta al otro. Otras veces la queja es mutua. No todos los problemas tienen solución. Por ejemplo, los que escapan al control de la persona responsable. Otros consisten en una elección entre los valores de dos personas que puede no ser negociable, por ejemplo, tener o no tener un hijo.

Problemas con la pareja

En las relaciones sentimentales se puede dar la paradoja de que la expectativa de poder conocer a la otra persona como nadie lo ha hecho nos lleve a suponer demasiado lo que nuestra pareja siente, quiere o piensa.

No debemos olvidar que las relaciones existen porque hay un diálogo constante, y que si ese diálogo se interrumpe, la relación quedará en nada. Dedicar tiempo a hablar y aclarar los malentendidos es esencial, y no debemos asustarnos si en el proceso descubrimos que mucho de lo que creíamos sobre ese ser querido resulta ser falso; es natural y esperable que no podamos conocer a otro ser humano a la perfección, por mucho que le queramos.

Descuido

La idea de que se está descuidando la vida amorosa es también uno de los conflictos de pareja más comunes, y está relacionado con la desmotivación.

Sin embargo, esto no es tanto una causa del conflicto como una consecuencia de que hay algo que subyace a esta desatención; es esa causa primaria la verdadera fuente de malestar que hay que abordar, y su naturaleza puede ser muy variada. Es necesario indagar en ella y ver qué se esconde bajo esa aparente indiferencia hacia el amante, el marido o la mujer.

Tema Que Te Puede Interesar:  BuddyGays

Mala asignación de tareas

Muchas veces olvidamos que las relaciones de pareja ya consolidadas son, además de un vínculo amoroso, una relación de convivencia que se desarrolla en términos muy materiales: limpiar la casa, llevar la economía doméstica, cocinar, cuidar de los hijos (si los hay), etc. En muchos casos, la pareja y el reparto de las responsabilidades familiares son dos fenómenos inseparables.

Por lo tanto, hay que tener claro que, independientemente de la intensidad con la que se quiera a alguien, si el reparto de actividades que tienen que ver con el cuidado de la casa o de los hijos no funciona, surgirán frecuentes conflictos de pareja. Abordar el tema directamente y hacer un cálculo de las horas de trabajo doméstico que debe cubrir cada miembro de la pareja es la mejor solución.

¿El maltrato es un problema de pareja?

El maltrato y todo lo que lleva asociado, como la violencia física y verbal, sólo puede considerarse un problema de pareja en el sentido de que se produce en ese entorno.

Sin embargo, a diferencia de lo que hemos visto hasta ahora, en el caso del maltrato el problema no es el daño causado al vínculo amoroso en sí, sino el daño causado a la víctima. Por lo tanto, cuando se produce este fenómeno, el objetivo para resolver la situación es necesariamente terminar la relación.

¿Qué se puede hacer para resolver los problemas de pareja?

Ahora hemos visto un desglose de los problemas más comunes que afectan a la vida en común de los matrimonios y de las personas que mantienen una relación de pareja, pero lo que queda por ver es lo más importante: ¿qué hacer al respecto para que el amor no se vea dañado por este desgaste? Veamos algunas ideas clave.

Tema Que Te Puede Interesar:  Down

Comprometerse a dialogar en caso de conflicto

Es importante que, en un momento en el que no estéis discutiendo, ambas personas implicadas en la relación se comprometan a seguir un protocolo de diálogo en los momentos en los que surja una discusión acalorada. Es decir, concretar un plan de actuación cuando esto ocurra, una serie de acciones cooperativas cuyo único objetivo es crear un contexto de comunicación y crítica constructiva donde antes sólo había reproches y acusaciones.

Por ejemplo, uno de estos protocolos puede ser dejar pasar unos minutos para que se calmen los ánimos, y luego sentarse y respetar estrictamente los turnos de palabra, expresándose de la manera más neutral posible y sin utilizar acusaciones.

Acordar pasar más tiempo juntos

No se trata sólo de estar cerca el uno del otro, sino de pasar tiempo de calidad juntos. A menudo, los problemas de comunicación se solucionan con situaciones agradables en las que la intimidad facilita la expresión de emociones y opiniones.

Aclarar los objetivos del otro

Esto es fundamental para resolver uno de los problemas más comunes en las relaciones amorosas: la discordancia entre las expectativas de uno y otro. Es necesario concretar qué esperamos de la relación y del otro, y qué podemos aportar, para crear planes de futuro que consoliden una relación a largo plazo.

Acudir a terapia de pareja

Muchas veces, es muy difícil resolver los problemas de pareja sin ayuda profesional. Acudir a sesiones de terapia de pareja no sólo supone tener un espacio de comunicación honesto en el que es posible expresarse sin estar constantemente a la defensiva; además, los psicólogos que ofrecen este servicio especializado ayudan a desarrollar habilidades de comunicación y gestión emocional muy útiles, cuyo impacto se nota tanto en la vida amorosa como fuera de ella.

Tema Que Te Puede Interesar:  Empezar de nuevo luego de una relación larga

Vídeos de Problemas con la pareja